Ahorros de Energía en el Cuarto de Lavado

Ropa limpia y ahorros bien planchados.

Puedes ahorrar mucha energía y dinero en tu cuarto de lavado. Mejor sería ahorrarse el trabajo, pero por lo menos puedes ahorrar dinero…

Lavadora

  • Alrededor del 90% de la energía que se consume para lavar la ropa es para calentar el agua.
  • Lavar la ropa con agua fría puede ahorrarte en tu factura de energía.
  • Siempre usa agua fría en el ciclo de enjuague. La ropa no queda más limpia por usar agua tibia o caliente en el ciclo de enjuague.
  • Solo lava cargas completas.
  • Usa el menor nivel de agua que se necesite para lavar tu ropa.
  • Las lavadoras de carga frontal son las más eficientes en energía. Consumen hasta 40% menos agua que los modelos de carga superior, lo cual reduce la cantidad de electricidad que se requiere para calentar toda el agua.
  • Las lavadoras de carga frontal generalmente cuestan más, pero si en tu casa se lavan muchas cargas de ropa a la semana, puede ser que los ahorros de energía hagan que valga la pena el costo adicional.

Secadora de Ropa

  • Limpia el filtro de pelusas después de cada carga. Tu secadora funciona menos eficientemente cuando tiene que trabajar con un filtro lleno de pelusa. De vez en cuando lava el filtro de pelusas con agua jabonosa y tibia. También puedes usar un cepillo de dientes o cualquier otro cepillo de cerdas suaves para limpiar el filtro. ¡Este sencillo cuidado puede alargar la vida de tu secadora!
  • Si tu secadora tiene un sensor de humedad, límpialo ocasionalmente de tal forma que el residuo de cera de las toallitas desechables con suavizante no interfiera con el sensor que detecta la humedad para saber cuándo parar. Si la secadora termina de trabajar cuando se supone que lo haga, ahorras electricidad.
  • Solo seca cargas completas. Las secadoras típicamente tienen mayor capacidad que las lavadoras, lo cual permite secar tres cargas de ropa lavada en solo dos ciclos de la secadora.
  • Seca las cargas, una inmediatamente después de la otra para aprovechar el calor que queda de la carga previa.
  • Seca las toallas y la ropa de algodón grueso en una carga separada de la ropa ligera de algodón.
  • No seques tu ropa de más. Si tu secadora tiene un sensor de humedad, asegúrate de usarlo. Si tu ropa se ha secado de más y arrugado, puedes meter una toalla mojada a la secadora y volver a correr el ciclo en lugar de volverla a lavar y volverla a secar.
  • Cierra la puerta de tu cuarto de lavado cuando estés usando la secadora en el verano. Esto evitará que tu secadora caliente toda la casa, lo cual puede causar que el aire acondicionado trabaje más.

Durante el inverno, abre la puerta del cuarto de lavado para permitir que el calor de la secadora ayude a calentar tu casa.

Related Posts